Románico en la Val d'Aran

La Val d'Aran (Pirineos) posee un abundante legado monumental y artístico de la época románica, esencialmente, de tipo religioso.

La riqueza artística que acoge la Val d'Aran es uno de los tesoros más bien guardados y poco conocidos del Pirineo. El Románico Aranés tiene su máxima representación en el conjunto de iglesias repartidas por todo el territorio. Aparece un siglo más tarde como continuación del románico catalán.
Entre los últimos descubrimientos están las pinturas románicas de Santa Eulàlia de Unha o las renacentistas de Sant Andreu de Salardú o Sant Martín d'Arró o la recuperación de la policromía de una talla gótica del siglo XIV en Sant Andrèu de Casau.

El patrimonio artístico de la Val d'Aran es completo y variado. Completo porque dispone de magníficas muestras del románico o del gótico, renacentista o neoclásica y variado porque la producción artística aranesa se extiende a todos los géneros y disciplinas: arquitectura, escultura, pintura y talla.

A continuación mostramos los ejemplos más relevantes:

Las picas benditeras de Begós, Escunhau, Casau i Vilac

Las iglesias de era Val d'Aran poseen magníficas muestras de picas benditeras, de los siglos XII y XIII. Dan testimonio de las raíces celtas y prerromanas del arte cristiano en la Val d'Aran.

Las picas benditeras de Begós, Escunhau, Casau i Vilac

Unha, tesoros escondidos

Les pinturas d'Unha se han descubierto hace pocos años y actualmente están en proceso de restauración. Las pinturas del ábside son del siglo XII, muestran un cristo envuelto de símbolos evangelistas, y las pinturas del corazón son góticas, representando diferentes episodios bíblicos.

Mare de Diu de Cap d'Aran, Tredós (siglo XII)

Es la iglesia más grande del Valle y es la única que posee cripta, en la cual se guardaba la imagen de la Virgen que desapareció en 1936. Tiene dos pilas bautismales por inmersión de época pre-románica.

Sant Andrèu de Salardú

Sant Andrèu de Salardú: una planta basilical románica desde donde se eleva una estructura gótica, el Crist de Salardú, perteneciente al taller d'Erill, y un espléndido conjunto pictórico del siglo XVI en la zona presbiteral. Adosado a la iglesia se encuentra el campanario (s. XV) reconvertido actualmente en espacio cultural. Guarda en su interior el famoso Sant Crist del siglo XII, recientemente restaurado.

La lápida Romana

El paso del impero Romano por tierras aranesas se manifiesta en las lápidas funerarias y otro sinfín de representaciones en piedra. Se pueden encontrar en campanarios, iglesias y hasta en las calles.

Portalada Sant Esteve Betren

Sant Esteve, Betren (siglo XV)

En esta iglesia se aprecia perfectamente el paso del románico al gótico. Cabe destacar su ventanal gótico sobre el ábside central en la fachada de poniente y en la fachada norte la magnífica portalada del siglo XIII.